Gloria Palacios, la proveedora de GLP en Yacanquer

Home » Slider-WINLPG-post » Gloria Palacios, la proveedora de GLP en Yacanquer

Ella es madre cabeza de hogar y desde hace 7 años distribuye los cilindros de gas que necesitan los usuarios de la zona rural y urbana del municipio de Yacanquer (departamento de Nariño). Una mujer en el GLP que a sus 61 años tiene una vitalidad admirable y un trato muy especial con sus clientes.

Desde hace 7 años, cuando Gloria Amelia Palacios abrió su expendio de GLP (gas licuado del petróleo) en el municipio de Yacanquer, los vecinos de las veredas y la zona urbana de esta población la identifican como una de las proveedoras del servicio público domiciliario del gas más queridas. “Me he ganado el cariño de mis clientes”, dice mientras prepara un pedido que debe llevar a una casa vecina.

Doña Gloria nació el 9 de agosto de 1959 en el municipio de San Francisco, al norte del departamento del Putumayo, pero desde hace años hizo su vida en Nariño. Actualmente vive con sus hijos, y es madre cabeza de familia. Gracias al trabajo en su expendio de gas, que tiene con cilindros de la empresa Montagas S.A. E.S.P., ella consigue el sustento de sus hijos de 23 años: Gustavo Adolfo y Gloria Estefani, y su joven nieta Dayana Carolina (13 años). “Aunque mis hijos tienen sus empleos, viven aquí y yo me hago cargo de ellos”, afirma.

Sus días laborales comienzan a las 6:30 a.m., cuando prepara el primer despacho de gas a domicilio, que lleva en una carretilla. Si el servicio lo traslada a alguna casa o negocio del pueblo, demora tan sólo algunos minutos; pero si la llamada del cliente proviene de alguna vereda aledaña, puede tardar hasta 40 minutos caminando hasta dicha zona.

“Mis clientes me tienen mucha paciencia: ellos saben que yo les llevaré sus cilindros de gas sin falta. Nunca les he fallado”, asegura, y explica que también se encarga de instalar las mangueras del cilindro de gas y revisa el estado actual de los gasodomésticos. “Termino mi día a las 7:30 p.m., cansada pero satisfecha por la labor cumplida”, agrega, y recuerda que en un día bueno puede tener pedidos de 20 a 25 clientes, mientras en una jornada “flojo” pueden ser en promedio unos 15 pedidos.

Llegó al mundo del GLP por recomendación de su hija, que era supervisora de Montagas en la zona sur de Nariño, y le aconsejó abrir un punto de venta de gas. “Gracias a Dios, me va bien como vendedora de gas en Yacanquer. En mi pueblo existen 8 puntos de venta, y afortunadamente en el mío no faltan los pedidos y la fidelidad de mis clientes”, dice.

¿Cuál es el secreto de doña Gloria para tener éxito en ventas? “Como mujeres trabajadoras del sector GLP, nosotras tenemos que dar el mayor esfuerzo para sacar adelante nuestros negocios. Tratar con cariño y respeto a los clientes es tal vez una de las principales condiciones para conseguir la fidelización. Muy importante tener en cuenta que los problemas de la casa se quedan allá: uno debe mostrar siempre una cara amable con los demás”, finaliza.

Posted on